3 de abril de 2016

Reseña: «Mi resiliencia»

Mi resiliencia es la obra de un superviviente de los campos de concentración nazis. Imagen tomada de www.edicionesb.com
Si la lectura de Los últimos españoles de Mauthausen se os quedó corta, aquí tenéis otro sendero que recorrer con el mismo principio y final, pero tambien con una novedad: la marca personal. Prepárate para viajar a un rincón de la tranquila Ibiza en invierno, pero espera un ambiente caldeado.

La obra destaca principalmente por la fuerza narrativa que confiere la primera persona del singular. Siegfried Meir relata los hechos que quiere transmitir al lector sin tapujos. Cómo se siente antes, durante y después de la fatídica y forzada experiencia además de las conclusiones sobre esta. La mezcla de todo lo anterior con los diferentes sentimientos y reacciones a las vivvencias conforman un marco sobre el que no va a ser fácil perder la atención. El libro te habla.

Mi resiliencia también deja ver ampliamente las impresiones que tiene el protagonista sobre aspectos sociales y personales antes y después de los campos. Leeremos de primera mano qué es para Meir la religión, la raza humana, la familia, las amistades, la existencia, etc. Incluye asimismo un paseo por la agitada vida laboral con sus pros y contras. Sin embargo, lo que me ha llamado la atención es qué reacción tiene al oír hablar su lengua madre: alemán (esto ya aparece reflejado en el libro citado al principio de la reseña).

Llama la atención también la variedad de cambios de tonalidad que sugieren sus reacciones. Como niño al que le robaron su infancia, percibiremos inevitables muestras de rabia, impotencia, dolor y una pizca de rencor, todo con los posos de un trauma que el tiempo ha ido eliminando. Sin embargo, choca bastante el constraste al describir una situación del presente. Aquí percibiremos a otro Siegfried Meir, al producto reforzado de la experiencia de aquellos años nefastos. Por momentos, hay vaivenes en la carga emocional que transmite el texto, los cuales son muy perceptibles.

Otro aspecto que no dejaría en el tintero es el halo de misterio que parece rodear a la obra.  Fechas poco claras sobre cuándo pasó todo, preguntas sin respuesta, imposibilidad de comprender los hechos, más suposiciones que realidades confirmadas para explicarlos en ocasiones, etc. Es algo que no extraña, porque cualquiera busca alejarse de esa vida. Es una parte que cualquier persona es capaz de comprender.

Por último, Siegfried no solo relata su curiosa experiencia en los campos de concentración, sino también cómo funcionaba allí la vida: alambradas, barracas, alimentación, trabajo, trato, etc. Meir desmenuza cada aspecto con los detalles suficientes para informar sobre qué rodeaba a cada uno. De aquí, poco más hace falta decir.

Este libro esconde una sorpresa: por mucha autobiografía que parezca no es un monólogo del autor. Pronto, cuando avances un poco en la lectura, verás el porqué.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario.