1 de diciembre de 2015

Reseña: No confíes en Peter Pan

No confíes en Peter Pan es la cuarta entrega de las aventuras del detective Dave Gurney. Imagen  tomada de www.rocaeditorial.com
"Incombustible" es un adjetivo adecuado para definir la obra y a varios de sus personajes. John Verdon vuelve a sorprender con una magnífica novela negra en la que la inteligencia y la dedicación vuelven a cumplir un papel fundamental para atrapar a quien se dedica a ir fastidiando al mundo.

Lo primero que me ha llamado la atención es la sed de venganza que baña a dos de los conductores de esta novela: Gurney y Hardwick. El sentido de la justicia del primero, así como vengar una culpa de la que no tiene pensado recuperarse se combinan con la rabia y la búsqueda de dejar en evidencia a los demás. La tácita violenta actitud va a determinar en buena parte muchas de las acciones que acontecen a lo largo del escrito.

Sorprende también la cantidad de gente sospechosa responsable del delito de turno. De alguna forma, todos tienen algo por lo que perfectamente se han podido implicar en el crimen que se describe. Es como un empate técnico entre candidatos a acabar entre rejas. Un motivo mínimo que, sin embargo, esconde una gran finalidad. Pronto se dará cuenta quien lee qué ha movido a los sospechosos a formar parte de esa lista negra que Gurney y Hardwick manejan. Es lo mismo por lo que el caso se les podría haber escapado de las manos a uno y otro.

Este libro hace referencia también a la corrupción, manipulación y obstrucción a la justicia a fin de obtener beneficios personales. Es una característica demasiado humana el mirar en muchas ocasiones por sí mismo antes que por el conjunto, lo cual deriva en algún tipo de negocio sucio que tú gozas pero que a otra persona le puede crear un problema mayor. En el caso, el lector descubrirá hasta qué punto puede llegar a afectar esa innoble actitud.

Podemos destacar asimismo una mezcla de varios momentos de calma y acción. Llama la atención el contraste porque el caso que aquí se presenta es muy peliagudo y complicado de resolver. Pese a ello, hay escenas de total normalidad a pesar de las señales casi constantes que anuncian peligro, el cual se verá que aparece en pasajes donde menos te lo esperas.

La paciencia de Madeleine, la camadería, la organización milimétrica y la siempre necesaria colaboración externa se dan cita con todo lo anterior para formar una historia que seguro no va a decepcionar a quien opte por leer el libro.

6 comentarios:

  1. He leído varios libros del autor, justamente este es el único que me queda por leer. y según tu reseña es interesante y seguro tendré el placer de leerlo pronto. Al final me haré fan del autor ;) gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sacado hace nada una quinta entrega: «Controlaré tus sueños». A mí por lo menos esta novela sí me ha gustado bastante; las anteriores también son bastante buenas y las tienes disponibles en bolsillo y todo. ¡Me alegro de que te haya gustado la reseña!

      Eliminar
  2. Me gustaron las dos primeras, pero la tercera "Deja en paz al diablo" me dejó mucho que desear. Esta cuarta entrega está entre mi lista de deseos navideños ;) Gracias por tu reseña, si te apetece pásate por mi blog: letrasgilipollas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos primeras fueron la caña. La de "Deja en paz al diablo" a mí sí me gustó bastante, aunque esta cuarta historia por encima de la tercera sí que está. Pasaré por el blog.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me gustan mucho tus reseñas. Ya lo comenté por ahí, pero bueno. Me gusta que no destripes las cosas pero que a su vez des datos suficientes como para atraer al lector hasta el libro, que encima pinta muy interesante... :3 nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que te agraden las reseñas de este tipo. ¡Gracias! Siempre es algo que motiva a seguir publicando cosas. Yo sigo insistiendo mucho en este estilo que huye de la trama y se centra en las cuestiones ajenas que la rodean.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario.