28 de septiembre de 2015

Reseña de «El tren de los huérfanos»

El tren de los huérfanos, basada en hechos reales, es una obra publicada por Ediciones B. Imagen tomada de www.edicionesb.com
Si buscas una obra donde el paso inexorable del tiempo quede reflejado en la historia del mundo y en los protagonistas que la van escribiendo, este libro cumple con esas condiciones. Vamos a asistir a una lucha sin tregua por encontrar un sitio justo en un mundo donde, por las circunstancias, todo se mueve a contrarreloj y donde más sufren quienes menos culpa tienen: los niños.

A El tren de los huérfanos le caracteriza principalmente su fuerza narrativa. Hay un notable predominio de la primera persona del singular, algo que ayuda a percibir los relatos como algo mucho más cercano. Es como si la protagonista te estuviera hablando desde el pasado a través de las páginas que vas pasando. Su dolor, rabia, impotencia y otros sentimientos son transmitidos mediante descripciones con tal fuerza que parece que todo está ocurriendo ahora mismo. Sin duda, un puntazo.

La obra se encuentra llena de paralelismos entre algunos personajes y sus propias situaciones. Veremos, por un lado, que una tranquila señora de 91 años y una joven rebelde de 17 tienen en común más de lo que parece. Por otro, sus relatos contienen elementos de personajes a los que un anónimo y Charlotte Brontë dieron vida en su día: Lázaro de Tormes y Jane Eyre. De ambos percibiremos las penurias típicas de los inicios de una situación difícil y el posterior progreso una vez el paso del tiempo permite mejorar ciertas condiciones, todo sin querer decir que tengan su vida solucionada.

Destacaría también el contexto en el que está enclavada la obra. Dos hechos fundamentales en la historia de Estados Unidos, como son La Gran Depresión (1929) y el ataque sobre la base de Pearl Harbor (1941), condicionan drásticamente la vida de la sociedad norteamericana. Los personajes del libro no se libran de sus efectos, convirtiéndose así en entes mucho más humanos que ficticios. Desempleo, precariedad, guerra y distancia se manifiestan de la noche a la mañana, dando un giro irreversible a la historia del mundo y de sus vidas.

Finalmente, me ha llamado la atención el contraste entre las costumbres de antaño y actuales. Pasamos de los trabajos en granjas y otras labores al empleo de Facebook y Youtube entre otras cosas. Lo más chocante es que, como sucede hoy día, no es poca la gente que se deja llevar por las adictivas opciones multimedia de las que disponemos para nuestro tiempo de ocio o para otros fines (aunque solo sea por mera curiosidad). La obra lo deja clarísimo.

Retazos gruesos de comprensión, altruismo, valor y entrega se unen al factor cautivador de la lucha por un mundo mejor narrado en esta historia fantásticamente escrita. Tras su lectura, no es complicado percatarse de que hay ocasiones en las que nos quejamos por minucias pese a tener un colchón firme sobre el que dormir, acceso a nuestra depensa cuando lo consideramos oportuno y, sobre todo, familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario.