23 de octubre de 2014

Reseña: La sangre de los libros

La sangre de los libros ha sido publicado por Plantea. Imagen tomada de www.santiagoposteguillo.es
La sangre de los libros abre la posibilidad al lector de entrar en un mundo de curiosidades sobre la literatura al estilo que ya ofreciese La noche en que Frankenstein leyó el Quijote. Un compendio de personajes conocidos y no tan conocidos se dan cita para revelar algunos de los misterios que esconden las letras universales.

Nos encontraremos con verdaderos paraderos desconocidos de personajes y de decisiones que han ido tomando a lo largo de la historia. Esto dejará entrever que en España nos preocupamos muy poco por lo que la historia de la literatura ha dejado como legado. También, por otro lado, ciertas acciones de ciertos personajes permanecen en el misterio más sumo. Solo caben las cavilaciones de por qué actuar de cierta forma.

Se explora también el papel comunicador de los libros. Uno de ellos sirvió para mostrar al mundo un contraste entre la bondad y la maldad, el cual influyó drásticamente en un suceso bélico. Quien dude de que escribir no es un medio de comunicación, que vaya disipando esto, porque lo es.

Del mismo modo en que la literatura comunica, también sirve de arma contra los que abusan del poder. Ha habido escritores que por sus ideas han acabado padeciendo decisiones poco democráticas por parte de sus soberanos. No les interesaba que una dosis de subjetividad que, sin embargo, probablemente seguiría un alto porcentaje del pueblo, interfiriese en sus mandatos.

Muchos de los personajes han sido olvidados como están siendo olvidadas ciertas tradiciones. Que a nadie se le pase por alto el capítulo quinto del libro. El conocimiento del mundo está plasmado sobre cierto elemento que la tecnología y la acción humana quieren desbancar por diversas razones. Empezó siendo "un proyecto secreto" y, sin embargo, hoy día es todo lo contrario. No le dejemos caer en el olvido.

Esto y mucho más es lo que contiene esta obra. Preparaos para giros incompresibles y demás cuestiones dignas de dedicarles nuestro tiempo para concluir qué ha podido ocurrir con todo lo que se plantea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario.