9 de octubre de 2014

Reseña: La legión de los inmortales

La legión de los inmortales fue publicada por Ediciones B. Imagen tomada de www.edicionesb.com
En esta obra nos vamos de viaje a Britania, tierra que pretendió César en su día, aparte de asistir a un amplio recorrido por la Galia entre otros lugares.

El autor abre las puertas del protagonismo a esos héroes que hicieron posible la conquista de tierras por parte del ejército romano: los anónimos, los soldados, aquilíferos, centuriones y tribunos que bajo la orden del archiconocido procónsul y a través de sus acciones pusieron en jaque a muchas tribus bárbaras. Olvidaos de personajes conocidos. Estos solo asoman un poco la cabeza para recordar que existen, porque aquí es la masa quien toma las riendas para prácticamente todo. Ello lleva a percatarse de la importancia de los subordinados en el papel del buen funcionamiento de cualquier empresa.

El libro esconde una mezcla de pasiones. A la guerra se le une el amor, lo que transforma a algunos soldados en corderillos cuando sucumben a los placeres carnales. Esto, sin embargo, no empaña la novela. Es más, la hace más humana, porque en una guerra no solo se empuñan espadas y se embrazan escudos.

El punto más flojo que tiene son los momentos de tregua. En ocasiones da la impresión de que tenemos delante un tratado sobre las tradiciones bélicas de aquella época y no lo que un lector busca de primeras en una novela histórica: acción y guerra. Por ello, no siempre es sencillo mantener la tensión cuando se lee.

Por lo demás, es una novela entretenida pese a no ser de las mejores -en mi opinión- que ha publicado la editorial. No obstante, si queréis aprender acerca de la valentía y el honor del ejército romano, con este libro tú también podrás luchar bajo la sombra de la enseña del aquilífero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario.