2 de mayo de 2014

Charles Dickens y su literatura: ¿Solidaridad o estrategia comercial?

Desde que un libro se vende, muchas han sido las estrategias para atraer al lector hasta los autores. Sucedía en el siglo XIX y sucede en la actualidad. Dickens obtuvo un enorme éxito con sus obras. Aparte de la calidad narrativa, sus seguidores se verían atraídos a estas por otros factores.

Dickens se crió en un ambiente muy humilde. Su familia conoció de primera mano el significado de la palabra <<pobreza>>, algo que también le tocaría vivir de cerca. La carestía predominante en su infancia propició que el autor se convirtiese en un activista social y acercarse, con ello, a las clases más desfavorecidas a través de sus acciones, entre las que se encontraba la más conocida: escribir. Dickens, concenciado con la clase menos pudiente, fue capaz de rebajar el precio de sus obras para que estas fueran accesibles a todos los públicos. Un gesto loable teniendo en cuenta las condiciones de vida y economía de aquel siglo.

Sin embargo, esta acción solidaria puede tener una lectura que va inevitablemente ligada al dinero: la estrategia comercial. Si por un libro había que pagar, era de pura lógica que los lectores buscarían obras asequibles para sus bolsillos. Por otro lado, si los autores contemporáneos también publicaban sus obras y las vendían a precios más ajustados al mercado literario de la época, Dickens tendría una pequeña ventaja si el desembolso que conllevaba que le leyeran no alcanzaba al que exigían otros autores y editores.

Tiene pinta de que Dickens se valió de lo humano y lo económico casi por igual. Si nos fijamos en lo que sucede hoy día, la teoría cobra sentido. Por un lado, un activista social siempre aboga por la igualdad y por una sociedad más justa para todos. Por otro, dada la competencia que existe hoy, el beneficiario de una venta siempre ha buscado buenos precios para lograr que le adquieran sus productos el mayor número posible de clientes.

El qué pesara más a la hora de abogar por solidarizarse o vender muchos ejemplares es otro de los varios misterios que encierra la literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario.